1 Comment

  1. Caesar Arevalo
    abril 12, 2021 @ 10:46 pm

    Una verdadera desgracia moral y nacional y en el fondo espiritual. Cuando el estado no respeta la vida humana en su desarrollo mas vulnerable entonces los factores que hace a una civilización se han destruido. El estado es simplemente el capricho de los tiranos y mediocres que ejercen su poder sobre una población ignorante e impotente para realizarse como seres humanos. Esta chusma de mediocres saben que mas de una protesta no pueden hacer nada. Por siglos lo que se llama el pueblo siguen eligiendo a sus propios verdugos, creen en mentiras y los defienden cuando descubren su corrupción.
    El problema es moral y la moralidad descansa no en el capricho del hombre pero en la ley de Dios, si la ley de Dios no es el fundamento de la justicia y la ética y mientras eligen a mediocres, estaremos viendo mas y mas la muerte de inocentes.

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *